lunes, 16 de mayo de 2011

Litany

Please do forgive my daring, Mr. Collins. 
Siguiendo el enérgico consejo de mi amigo Rafael, y porque confío en su atino, hoy publico una adaptación al castellano de un poema de Billy Collins que siempre me ha gustado. Al mismo Rafael se lo dedico, como no podía ser de otra manera.


Letanía
You are the bread and the knife,
The crystal goblet and the wine...
-Jacques Crickillon
Tú eres el pan y el cuchillo
la copa de cristal y el vino
de la hierba de la mañana, el rocío
y la rueda ardiente del sol.
Eres el delantal del panadero
y los pájaros de marisma, su vuelo repentino;

sin embargo, no eres el viento de la huerta,
ni las ciruelas en la encimera,
ni el castillo de naipes,
y desde luego no eres el aire del pinar;
imposible, simplemente imposible
que seas el aire del pinar.

Es posible que seas los peces bajo el puente, y
quizá hasta la paloma sobre la cabeza del general
pero ni siquiera podría soñar con que fueras
el campo de girasoles crepuscular.

Un mirada rápida al espejo demostrará
que no eres ni las botas de aquella esquina
ni el barco dormido en su cobertizo.

Puede que te interese saber
hablando de la inagotable iconografía del mundo
que yo soy el sonido de la lluvia contra el tejado.

También da la casualidad de que soy la estrella fugaz,
el periódico de la tarde volando calle abajo
y la cesta de castañas en la mesa de la cocina.

Soy también la luna entre los árboles
y la taza de té de una mujer ciega.
Pero no te preocupes, yo no soy el pan y el cuchillo.
Tú sigues siendo el pan y el cuchillo.
Siempre serás el pan y el cuchillo,
por no hablar de la copa de cristal y, de algún modo,
el vino.

  

1 comentario:

  1. Querida Aurora, ¡gracias por la dedicatoria! Me ha encantado. Conocía el poema; pero antes de leer tu versión releí el original un par de veces; más que nada para, de alguna forma, sentirlo; porque al traducir un poema creo que hay que conseguir que lo que sienta el que lee la traducción se asemeje a lo que siente quien lee el original. Luego leí tu versión y, como te digo, me encanta. Me parece que transmite de igual forma que el original; y es bastante sutil lo que transmite (me imagino que variará con cada lector). A mi, por ejemplo, lo que me parece la clave del poema es "and the blind woman's tea cup" y al llegar en tu versión a ese punto también sentí esa extraña mezcla de misterio y cotidianidad que había percibido en el original. Enhorabuena, espero que continúes regalándonos versiones. El universo no te castigará, seguro; al revés; tu versión añade belleza a lo que ya era bello y ahora tenemos más donde gozar leyendo.

    ResponderEliminar